ayuntamiento-villanueva-de-la-serena
Miércoles, 10 Octubre 2018

El Ayuntamiento cede a Apoyat, la intervención de las conductas adictivas

En el Centro de Día Víctor Guerrero

El Ayuntamiento cede a Apoyat, la intervención de las conductas adictivas

El Ayuntamiento cede a la Asociación para la Prevención, Orientación y Ayuda al Drogodependiente (Apoyat) el servicio de intervención de las conductas adictivas en el Centro de Día Víctor Guerrero, ubicado en la calle San Benito. El alcalde Miguel Ángel Gallardo ha puesto en valor el trabajo realizado por esta Asociación desde que comenzó en los años 80. Además, destaca, que con esta cesión mejorará aún más la calidad del servicio que ofrecen. 

El alcalde explica que hay que seguir trabajando en prevención no solo con adicción a las drogas y otras sustancias, sino también con las actuales tal como ocurre con el juego online, “una problemática que afecta a muchos jóvenes”, subraya. 

Por su parte Leonor Casco, presidenta de Apoyat, afirma estar contenta con este nuevo recurso que permitirá contar con un espacio para seguir atendiendo, en cuanto a intervención, terapias y tratamiento se refiere, a las mujeres con adicciones, con y sin hijos a su cargo; además de capacitar a las mujeres que sufren violencia de género. Con la intervención hacia personas que tienen esta adicción, Apoyat amplía sus recursos, que se centran en el Centro Residencial, donde se trata a la mujer que tiene la adición; la segunda, es la vivienda de autogestión que pretende conseguir su inclusión en la sociedad; y el tercero, es la gestión del Centro de Día Víctor Guerrero donde se intervendrán dichas conductas adictivas. 

Casco, destaca que el objetivo prioritario es capacitar a las mujeres que sufren violencia de genero para reconocer su situación, así como su relación con el abuso de sustancias y buscar la mejor solución para cada caso.

Por último, Pilar Guijarro, Directora General de Salud Pública, destaca que hay un índice muy alto de mujeres que consumen drogas ilegales, así como las adicciones a los psicofármacos. La carga familiar, es uno de los factores en los que la mujer afectada, abandona los tratamientos, algo que, según Guijarro, hay que trabajar.